EL CRISTO DE MI CABECERA

¿Te gustaría saber cómo comenzó esta gran aventura?…  Dios me sedujo a través de la música, lo comprendí mucho tiempo después. Así son las historias de amor, sólo las comprendes cuando observas el camino recorrido, esta es mi historia.

Le cantaba al amor, al desamor, a la novia, a la ilusión, eran mis temas favoritos; pasaba horas y horas con mi guitarra componiendo y practicando. Un día se me “agotó el tema”, debo decir que es terrible para alguien que compone música no tener esa “musa inspiradora”. Era un vacío, así que observe a mí alrededor y vi el Cristo de mi cabecera… ¿qué sucedería si le compongo algo a este Cristo?

Ahí comenzó todo, fue en ese preciso instante cuando el amor de Dios tocó mi corazón y mi ser. No podía detenerme, surgía un canto tras otro, no sé explicar bien lo que pasó en ese momento, todo se agolpaba en mí, surgía música y frases. Era una sensación de bienestar, paz, calma, alegría, fuerza, euforia, todo al mismo tiempo.

“Agradece al Señor”, “Yo sí te seguí”, “¿Por qué Señor?”, “A mi lado siempre vas”, “La fuerza de mi corazón”, “¿Te has preguntado?”, “Regreso a la verdad”, “Por qué sé”, “He fallado” y “Gracias Señor”.

Todos estos cantos surgieron en un par de horas, ese día al terminar de cantar y experimentar una paz tan grande guardé todo este material en mi cajón por un año… Realmente no sabía qué podía hacer con ellos.

Si quieres conocer lo que sucedió después te invito a estar pendiente de este BLOG.

Advertisements