NO HAY TIEMPO PARA DIOS

Agradezco a la EDITORIAL PPC MÉXICO por compartir la REVISTA VIDA NUEVA donde encontré esta interesante reflexión hecha por un exitoso empresario y un gran ser humano LORENZO SERVITJE SENDRA.
 
Muchos fuimos educados en la fe católica. Nos enseñaron a creer en Dios, a cumplir sus mandamientos, a amar a Cristo y a ser fieles a su Iglesia. Ello ha sido para nosotros toda una forma de vida, una experiencia espiritual y una exigente norma de conducta. 
 
Hoy, en relación con nuestra fe cristiana, advertimos en nuestro país dos hechos, estrechamente vinculados, que nos duelen y preocupan. Una progresiva descristianización de la sociedad. Para mucha gente Cristo y su Iglesia ya no tiene ninguna relevancia en sus vidas. Hay ignorancia de la fe cristiana, indiferencia a sus enseñanzas, alejamiento de la Iglesia.
 
No hay tiempo para Dios, no hay práctica religiosa, no hay oración, sacramento ni misa. Falta la vivencia del amor cristiano al prójimo. La secularización se extiende. Ganar dinero, vivir bien, tener cosas y divertirse es lo único que importa en la vida. Nadie trabaja desinteresadamente por contribuir a construir una sociedad justa y solidaria.
 
Los cristianos no evangelizamos ni damos testimonio de Jesucristo. Hay un silencio culpable. Un deterioro moral creciente.
 
Crece la desintegración familiar, el desenfreno sexual, el egoísmo desbordado, la falta de honradez, la corrupción, la inseguridad y la violencia. Se ha deformado la conciencia personal y se ha perdido el sentido del pecado. Se desprecian las normas objetivas de lo que es bueno y de lo que es malo. El respeto, la modestia y el recato se han debilitado mucho entre los jóvenes.
 
La práctica de la virtud es algo ajeno a la vida diaria. La mortificación y la penitencia han desaparecido de las costumbres cristianas. Hay separación entre la vida religiosa y las actividades cotidianas. No hay verdadero amor fraterno, a veces ni entre una misma familia. El uso de la riqueza es irresponsable: se consume más de lo que se necesita, se derrocha, se destruye. Prevalecen el individualismo, el materialismo, el hedonismo y el atomismo social y pocos se preocupan verdaderamente por los pobres.
 
Se da por doquier la prepotencia, la injusticia, el desinterés por el bien común y la falta de respeto por los demás. Se insiste mucho en los derechos de la persona y poco en sus deberes.
 Imagen
Autor: DR. LORENZO SERVITJE SENDRA
Discurso pronunciado en la UNIVERSIDAD PONTIFICIA DE MÉXICO en la ENTREGA DEL DOCTORADO HONORIS CAUSA.
 
Fuente: REVISTA NUEVA VIDA
Editorial: PPC MÉXICO
No. 29

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s