¿POR QUÉ QUIERO HACER MÚSICA PARA DIOS?

En algunos lugares a los que me invitan a cantar y a compartir, después del concierto, se acercan jóvenes muy emocionados y me expresan con gran entusiasmo que ellos y ellas también quieren cantar, esto me llena de alegría y gozo porque es muy probable que ahí florezca una vocación musical.
 
Imagen
 
Sin embargo, no puedo esconder mi tristeza, es una realidad que muchos de estos jóvenes no seguirán, desistirán de su sueño o simplemente se rendirán.
 
Si lo que tu quieres verdaderamente es compartir tu talento comienza por una sencilla pregunta , pero la tendrás que responder con sinceridad y sobre todo con el corazón abierto, pon mucha atención, es más, si puedes escribirla sería muy recomendable; la pregunta es: ¿POR QUÉ QUIERO HACER MÚSICA PARA DIOS?
 
Algunas posibles respuestas serían: 
– Porque tengo bonita voz
– Siento algo especial cuando estoy cantando
– Me gusta componer música, no importa lo que sea
– Quiero que reconozcan mi talento
– Me gusta que me admiren
– Canto porque tengo una voz potente
 
Algunas de estas expresiones demuestran verdad, así es, son las INTENCIONES VERDADERAS que mueven a algunos cantantes y debemos respetar. Sin embargo, la pregunta: ¿POR QUÉ QUIERO HACER MÚSICA PARA DIOS? Va mucho más allá de la apariencia o el reconocimiento de los demás.
 
Ahora compartiré otras respuestas, las cuales he escuchado en músicos que sí quieren entregarse completamente al Ministerio de la música  con respuestas sencillas, sinceras y honestas:
 
– Canto para Dios porque es tan necesario como respirar
– Canto al amor de Dios porque deseo ser un simple instrumento en el plan de Dios
– Canto para Dios porque Él me ha dado la vida y soy agradecido
– Quiero proclamar su palabra y si Él quiere cantaré con todo mi espíritu
– Quiero perseverar en su palabra y conocimiento, cantar es sólo un medio para estar cerca de Dios
– Toda mi vida quiero cantar, Dios sabe cuánto me hace bien
 
Llegó tu turno para responder: ¿POR QUÉ QUIERO HACER MÚSICA PARA DIOS?
 
Sincérate con Dios y expresa tus verdaderas intenciones, por ningún motivo uses la música católica como plataforma para tu lanzamiento comercial.
 
Probablemente quieres ver materializado tu sueño de hacer por primera vez tu disco y crees que en el ámbito católico es más fácil.
 
Tal vez lo que estás buscando es hacer música comercial y quieres empezar en la Iglesia; por favor no lo hagas, porque te estarás haciendo daño y se lo harás a quienes te escuchen.
 
En este espacio no engañaré a nadie, la verdad nos hará libres y la corrección fraterna es lo que el Maestro Jesús nos pidió, así que, si tus intenciones como músico son alimentar tu vanidad, estás en el camino equivocado y disculpa que te lo diga de esta manera.
 
Nuestra Iglesia necesita músicos comprometidos con el Evangelio, que entiendan los grandes retos a los que nos enfrentamos, nuestras Parroquias necesitan hermanos y hermanas que comprendan que por medio de la música pueden llevar esperanza; necesitamos músicos comprometidos que deseen crecer en fe y perseverar con paciencia, amor y unidad.
 
Imagen
 
Te necesitamos a ti que respondiste con acción y no sólo con palabras, te estamos esperando si lo que deseas es compartir el mensaje de Dios y no esperar reconocimiento de ningún tipo.
 
Las verdaderas intenciones y los motivos por los que cantas, tarde o temprano se revelarán.
 
Así que responde urgentemente y con toda sinceridad ¿POR QUÉ QUIERO HACER MÚSICA PARA DIOS?
Advertisements

LOS MÚSICOS LITÚRGICOS Y LOS MÚSICOS EVANGELIZADORES

Cantar y componer música espiritual no es nada sencillo y se tiene que tomar muy en serio está actividad, de tal manera que nuestra Iglesia Católica nos ofrece dos extraordinarios y bien definidos lugares para quienes queremos alabar y cantar a Dios.
 
Los Músicos Litúrgicos y los Músicos Evangelizadores.
 
Imagen
 
Es muy importante definir qué hace cada uno; les recuerdo, cantar para Dios es un privilegio y debemos asumir con madurez y gran responsabilidad lo que podemos desarrollar como músicos.
 
Empezaré con los MÚSICOS LITÚRGICOS: Quienes como su nombre lo indica, se dedican a la liturgia y de acuerdo al Catecismo de la Iglesia Católica, dice así: “…el canto sagrado, unido a las palabras, constituye una parte necesaria o integral de la liturgia solemne…” 
(Catecismo de la Iglesia Católica 1156)
 
Con lo que podemos decir, que la celebración Eucarística debe contener el canto y música como un elemento importante.
 
Atención Coros Parroquiales, este mensaje es para ustedes, escuchen lo siguiente: Su canto debe acompañar a la asamblea a un encuentro espiritual… 
¿Lo habían pensado alguna vez? ¿De verdad cantan para acercar a la asamblea a un encuentro verdadero con Dios por medio de su música?
 
Sin afán de criticar a nadie, me ha tocado escuchar a COROS PARROQUIALES desafinados, con pocas ganas de cantar y se nota que ensayaron unos minutos antes de comenzar la misa. 
 
Esta es la realidad de muchos grupos vocales que tienen la gran responsabilidad de ser parte de la liturgia y que DESAPROVECHAN el don que Dios les ha dado para ser parte fundamental de la misa.
 
Muchos grupos ni siquiera han reflexionado acerca de este punto, eso sí, muy valientes y en “bola” cantan a todo pulmón sin saber que lo que están haciendo tiene un gran valor espiritual.
 
Por otro lado están los MÚSICOS EVANGELIZADORES y para tener una imagen más clara de ellos, son los que realizan CONCIERTOS. ¿Cuántas veces has visto un afiche o un póster en tu parroquia donde se te invita a asistir a un evento? Pues si has asistido, ya sabes a qué se dedica el MÚSICO EVANGELIZADOR, efectivamente, comparte el mensaje con música.
 
Hay una gran cantidad de estilos y géneros de acuerdo a los dones y talentos que Dios otorga a quienes están dispuestos a compartir su fe.
 
El músico evangelizador debe tener una visión diferente al litúrgico ya que en el tiempo que le corresponde exponer su propuesta musical puede y es valido utilizar diferentes recursos, tal vez predicar, contar alguna anécdota, hacer un chiste de buen gusto claro; reflexionar o compartir lo que el Espíritu le ha permitido componer, queda claro que el cantante evangelizador puede usar diferentes herramientas para compartir su mensaje.
 
En este punto me voy a detener, muchas veces el CORO PARROQUIAL quiere ser GRUPO EVANGELIZADOR y al revés, de tal manera que ninguno de los dos conoce sus alcances y sus límites dentro de la Iglesia Católica y precisamente es ahí donde se pierde la CLARIDAD DEL MINISTERIO.
 
Actualmente hay una pérdida de respeto entre LITÚRGICOS y EVANGELIZADORES, el mismo que canta en MISA es el mismo que quiere exponer su canto en el concierto y el que canta en el concierto quiere cantar la misa.
 
A ti que estás leyendo y que sientes el llamado de ser MÚSICO PARA DIOS quiero invitarte a que pienses, evalúes e identifiques ¿Cuál es el llamado que tiene Dios para ti en la música? ¿Dónde crees que puedes desarrollar y potenciar ese talento? 
 
Desde mi experiencia personal te sugiero algo, debes definirte, ya sea como MÚSICO LITÚRGICO o COMO MÚSICO EVANGELIZADOR, es fundamental que te especialices en UNO DE LOS DOS.
 
Litúrgico o Evangelizador hay grandes retos y se requiere tiempo para conocer y perfeccionar. No es saludable, ni recomendable que el mismo laico que canta misa, sea el mismo o la misma que presente conciertos evangelizadores.
 
Defínete y recuerda que a veces queremos ser “todologos” eso al final no va a funcionar, si tomas una decisión llévala a cabo hasta sus últimas consecuencias y por favor define en qué te vas a especializar.
 
Por cierto, nadie ha dicho que LITÚRGICOS o EVANGELIZADORES sea un MINISTERIO sencillo, sin afán de desmotivar a nadie, para ambos caminos se requiere, tiempo, voluntad, entereza, paciencia y sobre todo, oración.
 
¡Comienza ya! ¡Define cual será tu Ministerio! Muchos corazones se acercarán al amor de Dios por medio tuyo, como instrumento, como medio para encontrar la paz, el camino, la verdad y la vida.
 
Nuestra Iglesia necesita de ti y de tu talento ¡llegó el momento!