DIOS ES TODO AMOR

Ya se convirtió en una tradición anual, escribir esta reflexión mientras me acompaña el brillo de las luces del árbol de Navidad y el hermoso nacimiento que tengo frente a mí, por cierto, en unos minutos estará listo mi té para completar la escena.

4Esta estación para mi es de las mejores cosas que la vida nos ofrece, por unos días las actividades de una gran mayoría de personas se ven interrumpidas por un tiempo que nos pondrá frente a temas como el amor, el perdón, la soledad, la felicidad, la ausencia, la compañía y nos hará reflexionar inevitablemente respecto a las decisiones que hemos tomado hasta ahora.

Personalmente he visto la mano y la presencia de Dios en mi vida, quien me ha dado lo más indispensable y es el amor.6Como hijo, como esposo, como padre de familia, como servidor y como profesionista. En todos y en cada uno de los aspectos de mi vida vivo, veo y experimento la generosidad del amor de un Padre Celestial que aún en los momentos más difíciles de mi vida no me ha abandonado y por ello no tengo más que agradecimiento eterno.

Él da lo necesario, ni más ni menos; pero cuando se trata del amor, créeme, no hay quien le gane, puesto que Dios es todo amor.

12Después de haber escrito lo anterior me embarga un sentimiento que es una mezcla de tristeza, melancolía y paz que no puedo hacer otra cosa más que llorar…

Son lágrimas sinceras, es llorar en esta soledad, tal vez sea intentar expresar que esta vida aún con sus dificultades es hermosa.

Claro que he experimentado pérdidas y caídas muy dolorosas, por supuesto que también soy consciente que el tiempo pasa para todos y que a los seres a quienes más amamos, también pasará inevitable el tiempo apagando sus vidas.

8Agradezco a Dios porque existes tú, eres quien lee estas líneas, las cuales no tienen más pretensión que compartirte lo dichoso e inmensamente feliz que puede ser cualquier persona que acepte a Dios en su corazón.

He aprendido que la dicha y felicidad pueden vivirse en plenitud al hacer a un lado el sufrimiento que a veces tenemos por no aceptar nuestra realidad y la verdad es que hay cosas y metas que nunca tendremos por más que nos esforcemos y eso duele; por ello, debemos prepararnos para vivir y aceptar lo que sí es y lo que nunca será.

IMG_6302Me reconozco como un hombre agradecido y bendecido por Dios y aunque no he hecho nada especial por Él, su manifestación es única, obvia y contundente, porque DIOS ES TODO AMOR.

¡Feliz 2016!