EL TAMAÑO DE LA MUERTE

(Mensaje que jamás será entregado)

Hablar de mi dolor expone mis sentimientos, quien quiera conocerme un poco más podrá asomarse al interior de mi alma y observar que hay un profundo vacío, lágrimas y tristeza. Ni yo mismo sabía el tamaño de la muerte.

Nada vuelve a ser lo mismo, la vida se percibe diferente y el vacío de tu ausencia mamá, sigue presente en cada momento. Papá, no hace todavía ni un mes también de esa triste partida y la añoranza es algo que estoy descubriendo día con día, jamás imaginé que los recuerdos dolieran tanto.

foto-familiar

Pensar y orar por ustedes me hace experimentar una calma inexplicable, repentinamente y como un fuerte golpe, ese pensamiento me traspasa, me enfrenta a la verdad que sin piedad arranca mi aliento, rompe todo mi ser y me recuerda que ya nunca más estarán con nosotros, conmigo.

Claro que tengo esperanza, por supuesto que estoy trabajando para no perder la fe, estoy aprendiendo a gestionar tanto dolor en tan poco tiempo y este mensaje que jamás será entregado a mis padres lo escribo con infinidad de emociones, solo es un ejercicio para levantar los pedazos de mi corazón y darme cuenta que jamás estará completo, aún así, hago el esfuerzo, los levanto y camino, eso es lo que hago, levantar los pedazos que quedan y seguir adelante ¡Eso quiero! ¡Eso estoy haciendo!

Muchas voces a mi alrededor me motivan a seguir, a levantarme, son muy valiosas en este momento, gracias.

 

Advertisements

MÉXICO MERECE MÁS QUE UN PUÑADO DE VÁNDALOS

Estoy de acuerdo y molesto como la gran parte de los mexicanos por el alza de la gasolina, pero jamás estaré de acuerdo con los actos vandálicos y de rapiña que en nombre de la protesta se están llevando a cabo en todo el país.

Cuando una sociedad saquea las tiendas y comete actos de barbarie se aleja del diálogo y de alguna negociación. No se trata de robar, asaltar y delinquir, más bien se trata de unirnos y buscar alguna solución real, alcanzable y lógica.

img_3078

La posición más ruin es gritar -No estamos de acuerdo-. Y no ofrecer nada, es decir, quedarnos con nuestra negativa, enojo y no hacer absolutamente nada.

Yo propongo una reducción de presupuestos en diferentes organismos gubernamentales en un solo rubro, ¿Alguien sabe la cantidad de miles de millones de pesos que se gastan por concepto de comidas y viáticos? 

El dinero de esas comidas y viajes en la mayoría de las veces son con recursos del presupuesto público, es decir, quienes pagamos impuestos contribuimos a que esas prácticas continúen.

Transparencia y honestidad en el gasto de comidas y viajes, que cada político con su sueldo pague sus “excesos” creo que podríamos avanzar como sociedad y contribuir a un ahorro considerable, adiós apariencias y gastos superfluos.

Sin afán de criticar las políticas económicas existentes y es que desconozco ampliamente el tema, puedo sugerir que se revisen las cuentas corrientes de nuestros políticos y estoy seguro que una muy buena cantidad se podría obtener y ese recurso a su vez podría subsidiar el impacto en la gasolina.

¿Algún economista? ¿Alguien que desee no solo criticar sino proponer?

El aumento en el precio de las gasolinas ha generado, tal y como era de esperarse, descontento, ello supone un menor nivel de bienestar para las familias: tienen que pagar más por un bien, lo cual se traduce, en un menor consumo de otro bien o servicio y/o en un menor ahorro, todo lo cual puede ser considerado como una situación antieconómica. 

México merece mucho más que un puñado de vándalos que están robando pantallas de plasma, aprovechando el enojo y desacuerdo de la sociedad.

img_3079