SE VA EL 2018

Se termina un año, el conteo regresivo es inminente, un año más en nuestra vida se va. Sus días, semanas y meses nos enseñaron que ninguno fue parecido, aunque hiciéramos lo mismo.

Esta será mi aportación última del año 2018, cuando vuelva a escribir estaré ya en el 2019 y sinceramente, lo que cambiará será el tiempo, pues el acto de escribir y compartir mis emociones con ustedes seguirá siendo mi motivo y razón.

Ha sido un año de contrastes, recuerdo que a finales del 2017 lo cerramos disfrutando de la nieve, jugando con la familia en un clima invernal, a diferencia de este 2018 que también en familia estamos disfrutando de un clima ahora tropical y con temperaturas de más de 30 centígrados, quiero mencionar sin ningún afán y sólo para poner en el entorno necesario que mientras desarrollo esta aportación mis hijos están refrescándose en la alberca disfrutando del calor de este paradisiaco lugar, me seco el sudor que va en aumento así como el deshielo de la bebida que tengo aquí a mi lado.

Risas, lágrimas, esperanzas y desilusiones, hubo de todo y eso es bueno, porque tuvimos la capacidad de sentir y eso es vivir, la importancia de experimentar diferentes estados de ánimo nos recuerdan que tenemos vida.

Frío o calor, no deben determinar nuestro estado anímico. Lo que debe motivarnos es valorar el privilegio de tener vida y poderla compartir con quienes más queremos y recordar con amor y respeto a los que nos han dejado un legado de amor y enseñanzas.

Seguiré en familia contando de manera regresiva las horas que le quedan a este año 2018 y continuaré disfrutando de esta bebida con muchos hielos y por supuesto sin alcohol.

Les deseo un ¡Bendecido 2019!

Advertisements

DON RAFA

Desde muy temprano he estado pensando en él.

Recuerdo que por las mañanas se despertaba y se preparaba un café negro con una pieza de pan, era su primer alimento del día y así lo hizo durante muchos años hasta que su enfermedad se lo impidió.

La gente que lo conoció por primera vez, decía que tenía gesto serio y hasta de enfado. Una vez que lo tratabas descubrías a un ser humano franco y de sonrisa amplia.

Su manera de expresarse fue tan especial y quien le escuchó jamás quedó indiferente, siempre se quedaban en nuestra memoria sus anécdotas siempre con frases imborrables.

Hace dos años mi hermana, familia, amigos y yo le despedíamos en su viaje final, con tristeza y profundo dolor. Hoy elevo mi sincera oración por mi padre, un ser humano excepcional y único.

Mi padre y mi guía, don Rafa ¡Le quiero y extraño!IMAGEN DON RAFA