ALEGRÍA SINCERA

Sin falso triunfalismo, sin deseo de demostrar nada, fue el amor quien hizo posible lo imposible ¡Resucitó!

La Resurrección es la gran luz para todo el mundo: Yo soy la luz (Juan 8, 12), había dicho Jesús; luz para el mundo, para cada época de la historia, para cada sociedad, para cada hombre.

hay alegría y mucha, pero no ese tipo de alegría que da la sensación de alcanzar un objetivo, una meta o de ganar un trofeo. Es la alegría sincera que surge de la esperanza o mejor dicho, la esperanza materializada en la alegría por la resurrección.

Resurrección 1

¡Él es la Resurrección!

¡Jesús vive!  ¡Él resucitó de los muertos y vive hoy!  Pero no sólo experimentó la Resurrección, ¡Él es la Resurrección!

“Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá” (Juan 11:25).

La luz del cirio pascual simboliza a Cristo resucitado. Es la luz que la Iglesia derrama sobre toda la tierra sumida en tinieblas.

A veces de poco nos sirve alegrarnos y desear felices Pascuas de Resurrección porque tristemente, para una gran mayoría, creyentes y no creyentes, este tiempo significa muy poco, aún no han comprendido la acción amorosa de entrega y donación de amor; para muchos, sigue siendo el tiempo de vacacionar y dispersarse de su rutina laboral.

Resurrección 3

Para muchos este tiempo es para vacacionar y romper la rutina

La resurrección de Jesús es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas. Se trata, ciertamente, de un hecho único, difícil de reducir a esquemas o conceptos conocidos.

Qué profundidad hay en la resurrección de Jesús y cuánto sentido le da a nuestra fe saber que “regresó” de manera Gloriosa. La Resurrección de Cristo es una fuerte llamada al apostolado: ser luz y llevar luz a otros.

Alejémonos de las palabras elocuentes que solo expresan la victoria frente a un perdedor. Tratemos de comprender la esencia del acto de amor más grande de Jesús al entregar la vida, morir y resucitar, esa es la pascua que recordamos los Cristianos Católicos y por ello sentimos una alegría sincera y verdadera ¡Felices Pascuas de Resurrección!

Resurrección 2

¡Felices Pascuas de Resurrección!

Advertisements

MI HÉROE TIENE CINCO AÑOS

Hoy cumple cinco años y ya es todo un superhéroe, ha salvado este mundo en múltiples ocasiones y al final se queda dormido con ese disfraz de gato azul que tantas alegrías le ha dado.

FELICIDADES JR 5 AÑOS

Mi héroe me enseña que vivir es una gran aventura, que la escuela es importante por dos cosas:

Lo que hay en su lonchera y

Jugar con sus amigos a la hora del recreo.

Mi héroe es mi maestro de filosofía, sabe tanto de la vida que no se complica, si tiene sueño duerme, si tiene hambre come, así de profundo.

Mi héroe me enseña que los límites los ponemos nosotros, que la palabra imposible es un invento de quien no quiere hacer las cosas.

Mi héroe sabe de espiritualidad, dice que para ver a sus abuelos y a su tío debemos subir a un avión y buscarlos en el cielo ¿Dónde está lo difícil?

Mi héroe me levanta cada vez que todo a mi alrededor se ha destruido y lo hace con una sonrisa, con una mirada y con un ¡Papi te quiero!

Sus juegos son tan sencillos y al mismo tiempo tan sofisticados que no requiere más que una escoba la cual puede transformarse en su amigo imaginario, su vehículo, una mascota o hasta una espada, así es la imaginación de mi pequeño.

En sus sueños, ya se ve en los escenarios cantando y tocando para Dios, lo sé porque cada vez que puede se sube conmigo y sus ojos “chispeantes” me dicen lo que hay en su corazón.

En estos momentos mi héroe duerme, tal vez estará soñando que atrapa a los malosos o que vuela por mundos maravillosos, no lo sé, pero lo que más deseo es que siga soñando con todo lo bueno que hay en su corazón.

FELICIDADES JR 5 AÑOS DOS

Señor, hoy te pido por su vida, por su salud y especialmente por su alegría, que sea así de inmensa como su sonrisa y mientras lloro de emoción al ver a mi “campeoncito” descansar con la plenitud de un ángel, agradezco a Dios porque gracias a mi hijo he vuelto a conocer la inocencia.

¡Feliz cumpleaños mi héroe, mi campeón!

IMPOSIBLE PARA QUIEN DEJÓ DE CREER Y DE SOÑAR

Siempre he promovido la importancia de recordar y ser como niños, lo vital e importante que es recordar nuestra infancia y especialmente sonreír y sentir que todo toma un nuevo sentido cuando nos liberamos de nuestros prejuicios y hacemos a un lado esos pensamientos que nos alejan de la alegría verdadera.

A1Ahora me tocó a mí recordar mi infancia, volver a creer en la fantasía, esa que solo comprendemos con la transparencia del corazón. Lo que a continuación compartiré puede ser casi imposible para quien dejó de creer y de soñar.

Estuve en el lugar donde todo puede ser posible, caminé al lado de personajes de ficción, fui testigo de una gran cantidad de cuentos en algunas ocasiones como simple espectador y en otras como un personaje más. Me emocioné a punto de llorar cuando las melodías me hacían recordar el coro de alguna canción.

A3Me sumergí en las profundidades del mar, visité las cuevas de los piratas, me habló un automóvil y competí en una carrera a gran velocidad, nadie, ni yo mismo puedo decir que esto no sucedió.

Al escribirlo me parece irreal y mi pensamiento intelectual insiste en negarlo; lo viví y sé que sucedió, me lo recuerdan las cientos de fotos que colapsaron la memoria de mi teléfono y el cansancio de mis piernas, porque ¡vaya que en ese lugar se camina! Me lo repite mi corazón al dibujar una sonrisa en mi rostro al recordar lo que vivimos en familia.

A4En ese mágico lugar no existe la edad, ahí nadie creció y por supuesto nadie nos tomamos en serio ningún problema, descubrí que todo puede suceder con solo pensarlo y soñarlo. Genios, sirenas, muñecos de nieve, princesas, príncipes, en fin, lo que se sueña puede hacerse realidad.

Con esta reflexión no pretendo promover ningún lugar turístico, más bien, invito a volver a sentir y a experimentar las emociones de nuestra infancia, recordar qué era lo que nos hacía soñar, vibrar y emocionarnos como cuando éramos pequeños. ¡Es tan sano y tan necesario!

Recordar, buscar y sentir lo que experimentamos en esa etapa es una razón poderosa para vivir, tal vez sea la añoranza del tiempo que jamás volverá, pero sin duda es el recuerdo que sigue y perdura en cada uno de nosotros, porque ser niños es una época que jamás se olvida.

Por cierto, el lugar al que me refiero es Disney.

A2