REGALO ESPECIAL

He pensado en hacerte un regalo especial, no tiene nada que ver con flores, chocolates o cena con vino tinto.

El obsequio que te quiero entregar en este día dedicado al amor, es mi SINCERIDAD.

Reconozco que te sigo admirando por tu paciencia, por tu entrega y por los valores en los que sustentas a nuestra familia.

Me sigues sorprendiendo por las pequeñas cosas, esas que haces de lo cotidiano algo extraordinario, cuando cocinas algo nuevo, cuando compartes tus sentimientos, cuando reconoces que te equivocaste y también cuando me miras.

Junto a ti siento fuerzas para seguir adelante sin importar lo difícil que pueda parecer.

A tu lado me siento pleno, no se trata de depender, más bien, estar cerca de ti me gusta tanto que todo lo que siento se multiplica de manera positiva, eres mi impulso, inspiración, compañía y apoyo.

Respeto tus decisiones porque siempre buscas el bien común, me gusta verte feliz y sé que nuestros hijos y yo contribuimos para que así sea.

Con sinceridad te digo TE AMO porque juntos crecemos, ambos hemos puesto en manos de Dios a nuestra familia y su rumbo.

“Como el mar, de calma y tempestad, así es nuestro amor, inmenso”. Fragmento de la canción: Como el mar. Dedicada a nuestro amor.

Juntos hemos construido este amor, lo hacemos diariamente y sin fatiga porque desde el principio supimos que se trataba para la eternidad.

Mi regalo para este 14 de febrero es mi sinceridad con la cual he escrito estas líneas, espero puedas ver cuánto amor hay en este corazón ¡Gracias por tanto Zahi!

POSTRE ZAHI

Zahi no es afecta a los postres, sin embargo, lo intentó con receta de su mamá y ahora le quedan DELICIOSOS.

 

 

Advertisements

DON RAFA

¡Cuánto se le extraña! Su ausencia es grande en nuestra familia, extraño de él  tantas cosas, en especial su esencia.

Mi padre era un hombre con gran sentido del humor y de carácter fuerte, bien podría afrontar los problemas o darles una salida muy creativa.

Papá, Don Rafa como le decía, siempre tuve su apoyo para todo lo que me proponía, jamás cuestionó ninguna de mis acciones, más bien disfrutaba y celebraba conmigo cada logro y nunca me faltaron sus palabras de aliento y compañía si algo no marchaba bien.

Gracias a mi padre aprendí el gusto por la música y vaya que sabía del tema, desde música clásica, tropical y contemporánea. Aunque era bien sabido que le gustaba la cumbia, salsa y el  “guaguancó” (música cubana) eran su pasión, siempre le gustó bailar.

Hoy que se celebra el Día del Padre, le extraño tanto y cuánta falta nos hace, entre otras cosas sus guisados que hacía con tanto cariño y esmero, quienes degustamos sus creaciones reconocíamos que sabían a amor.

Fue maravilloso tenerle como padre, mi padre. Ahora mis oraciones para él y mi agradecimiento absoluto porque a su lado nada nos faltó.

Hasta la eternidad Don Rafa, nos veremos en ese hermoso lugar destinado a quienes nos hemos amado con profundo cariño en esta tierra ¡Gracias Papá!

PAPÁ en Toscana