EL SALVADOR PROHIBE LA MINERÍA

Es frecuente navegar entre noticias que desalientan, nos decepcionan o nos hacen perder la esperanza, me encontré con esta nota que a mi parecer es muy importante darla a conocer, ya que El Salvador se convierte en el primer país del mundo en prohibir la minería metálica.

“En ningún país del mundo deja de ser contaminante la explotación minera”.

Saludos y bendiciones a nuestros hermanos Salvadoreños por esta magnífica decisión, cuidar el planeta nos compete a todos.

FOTO EL SALVADOR

Defendamos juntos la vida NO a la minería

La Iglesia salvadoreña pide prohibir la minería metálica. Al aprobar esta ley se está dando énfasis al artículo 1 de la Constitución de la República que reconoce a la persona humana como el origen y el fin de la actividad del Estado Manifestación contra la explotación minera en El Salvador.

La Iglesia elevó su voz contra la minería. En recientes declaraciones a Radio Vaticana, Monseñor José Luis Escobar Alas, arzobispo de San Salvador, señaló que la Iglesia ha elevado campañas de oración y concientización (aclaro: concienciación es lo correcto)  para que la minería metálica fuera prohibida en El Salvador, el país más pequeño y más densamente poblado del continente americano.

Nuestra situación geográfica es particular, porque somos un país muy pequeño y muy poblado. La zona minera está en el norte del país, es una franja que va a lo largo de todo el país.

En el sur está el mar Pacífico, y como es natural, el nivel del suelo es a cero metros en donde está el mar, y luego va subiendo. En la parte con la frontera con Honduras, es decir, en la parte más alta está la zona minera.

FOTO 2 EL SALVADOR

Como la minería siempre se realiza utilizando cianuro, que separa el oro de los demás metales, se ocupa mucha agua -una mina ocupa aproximadamente un millón de litros de agua diarios- y toneladas de cianuro.

El agua con cianuro es altamente venenosa. Si inyectamos cianuro en la parte norte del país, por gravedad va a contaminar todo el país. Por eso no es viable: en ningún país del mundo deja de ser contaminante la explotación minera, y causa mucho daño, pero en El Salvador sería aún peor, señaló monseñor Escobar Alas.

Advertisements