¡CANSADOS!

Sin lugar a dudas la ciudadanía está cansada de ser víctima del crimen, los asaltos en la ciudad se cuentan por decenas.

No hay lugar en donde no se cometan actos delictivos y esto realmente está llegando a límites insostenibles.

Muestra de ello fue la nota que circuló en intetnet donde en video se muestra un asalto con “lujo de detalle” dentro de un transporte público.

Dos jóvenes amedrentan y asaltan a los pasajeros despojándoles de sus pertenencias. Al ver estas acciones y descubrir la vulnerabilidad de quienes viajan ahí, surgen sentimientos de impotencia y rabia ante los agresores.

Se bajan con el “motín” y corren, como todos los que cometen actos ilegales, correr para salvarse, irónico.

Horas después se comparte la noticia que los habitantes de Ecatepec comienzan la búsqueda de estos individuos y encuentran su identidad en redes sociales.

Inicia una denuncia ciudadana para dar con ellos. Información valiosa en unas cuántas horas acerca de los “posibles delincuentes” términos que se acuñan para ofrecer igualdad de derechos, aunque siempre he pensado que no estamos en las mismas condiciones las víctimas frente a los victimarios, pero eso es contenido de otro BLOG.

Así que ya dieron con los jóvenes y ahora ¿Qué? Las autoridades ya tienen sus perfiles, tienen el video de los actos ¿En qué va a terminar esto?

Por que si bien es cierto, si no hace nada la autoridad, la ciudadania cansada de que la asalten va a tomar “cartas en el asunto”  y tal vez seamos testigos de un linchamiento o algo parecido.

Si cada quien hiciera lo que le corresponde estoy seguro que la historia de este país sería diferente.

El miedo a ser linchado ahora es el mecanismo que mantendrá a los delincuentes a raya, porque la autoridad ha sido rebasada o está tan lenta y burocrática en sus procedimientos que ya es un órgano obsoleto para las necesidades que requieren los ciudadanos cansados.

Advertisements

MALDAD Y PERVERSIÓN

¿Por qué la maldad hacia los más vulnerables? ¿Qué sentimientos puede haber en alguien que arrebata y estruja a una menor de edad? ¿Qué grado de perversión debe haber en el corazón para decidirse a cometer actos abominables?

Después de haber visto el video me siento con la imperiosa necesidad de alzar la voz y alertar a quienes sí creemos en un mundo más solidario, justo y unido.

Un taxista comienza a perpetuar la agresión mientras baja la velocidad de su auto, la víctima una jovencita de secundaria; una calle nada transitada, casi un callejón y a plena luz del día.

El video muestra la acción, y alevosía por parte del conductor de un taxi, así como la confusión de la menor que indudablemente vivió los minutos de angustia más horribles.

¿Qué nos está sucediendo? Tanto a los que cometen estos actos de barbarie como a quienes ven y viralizan la imagen sin expresar y sin denunciar.

Nuestros gobernantes y responsables solo se mueven si las estadísticas son relevantes, así que invito a que tomemos conciencia; comentemos este BLOG, compartamos y alertemos a los nuestros (en este caso a nuestras hijas) de que en la calle existe peligro inminentemente. Que la violencia se ha incrementado en estos días, que el corazón de algunas las personas se ha envenenado por el odio, porque no son felices, por falta de honestidad, porque no tienen amor, viven sin Dios.

Como padre de familia tengo la empatía para sentir lo que el padre de la víctima está pensando y está sintiendo; nuestros hijos no deben vivir en ningún lugar donde la falta de control de las pasiones hacen comportarse a algunas personas como energúmenos.

Es un llamado a la ciudadanía, quienes por ningún motivo debemos permitir estos actos que denigran, ofenden, laceran y acaban con nuestra tranquilidad.  

¡Denunciemos! ¡Alcemos nuestra voz! ¡No es normal arrebatar la tranquilidad a nadie!

 

Aquí el video: