WALLS AND BRIDGES

COCO THE MOVIE
By: Rafa Salomón

Speechless, I could only babble: What a beautiful movie! And right away, the crying drowned in my throat at the end of the COCO movie.

This was my emotional experience after seeing the film, so much symbolism, full of affection and traditions, to be honest; it took me a little work to understand the way in which the creators understood our emotional life so well.

By watching this cinematographic jewel, you will find memorable moments, characters, stories that will make you remember “someone” of your family and music that will touch your emotional fibers.

1

The art and visual design are guaranteed by PIXAR, but the content is the result of an ancestral culture and cosmovision.

Respectful of death, it enhances family values ​​and of course it is very fun, in no way does it intend to present a chair of the journey that we will all undertake to the “beyond”, rather, it makes clear that in this journey to the “other world” we can still have reparation of our acts.

2

Personally I felt flattered to see on screen the traditions of my country, the good feelings and the importance of the family for us Mexicans.

While U.S. President Trump thinks about building walls, Disney builds bridges with Mexico.

3

Advertisements

MUROS Y PUENTES

COCO LA PELÍCULA

Sin palabras, sólo pude balbucear: ¡Qué hermosa película! Y enseguida, el llanto se ahogó en mi garganta al final de la cinta COCO.

Así fue mi experiencia emocional después de ver la película, tanto simbolismo, cargada de afecto y tradiciones, para ser sincero, me cuesta un poco de trabajo entender la forma en la que comprendieron los creadores tan bien nuestra vida afectiva.

Si te animas a disfrutar esta joya cinematográfica, encontrarás momentos memorables, personajes, historias que te harán recordar a “alguien” de tu familia y música que tocará tus fibras emocionales.

1

El arte y diseño visual tienen la garantía de PIXAR, pero el contenido es resultado de una cultura y cosmovisión ancestral.

Respetuosa ante la muerte, enaltece los valores familiares y por supuesto es muy divertida, de ninguna manera pretende presentar una cátedra del viaje que emprenderemos todos al “más allá”, más bien, deja claro que en ese transitar al “otro mundo” aún puede haber reparación de nuestros actos.

2

Personalmente me sentí un tanto halagado por ver en pantalla las tradiciones de mi país, los buenos sentimientos y la importancia de la familia para nosotros los mexicanos .

Mientras el Sr. Trump piensa en hacer muros, Disney hace puentes con México.

3

IMPOSIBLE PARA QUIEN DEJÓ DE CREER Y DE SOÑAR

Siempre he promovido la importancia de recordar y ser como niños, lo vital e importante que es recordar nuestra infancia y especialmente sonreír y sentir que todo toma un nuevo sentido cuando nos liberamos de nuestros prejuicios y hacemos a un lado esos pensamientos que nos alejan de la alegría verdadera.

A1Ahora me tocó a mí recordar mi infancia, volver a creer en la fantasía, esa que solo comprendemos con la transparencia del corazón. Lo que a continuación compartiré puede ser casi imposible para quien dejó de creer y de soñar.

Estuve en el lugar donde todo puede ser posible, caminé al lado de personajes de ficción, fui testigo de una gran cantidad de cuentos en algunas ocasiones como simple espectador y en otras como un personaje más. Me emocioné a punto de llorar cuando las melodías me hacían recordar el coro de alguna canción.

A3Me sumergí en las profundidades del mar, visité las cuevas de los piratas, me habló un automóvil y competí en una carrera a gran velocidad, nadie, ni yo mismo puedo decir que esto no sucedió.

Al escribirlo me parece irreal y mi pensamiento intelectual insiste en negarlo; lo viví y sé que sucedió, me lo recuerdan las cientos de fotos que colapsaron la memoria de mi teléfono y el cansancio de mis piernas, porque ¡vaya que en ese lugar se camina! Me lo repite mi corazón al dibujar una sonrisa en mi rostro al recordar lo que vivimos en familia.

A4En ese mágico lugar no existe la edad, ahí nadie creció y por supuesto nadie nos tomamos en serio ningún problema, descubrí que todo puede suceder con solo pensarlo y soñarlo. Genios, sirenas, muñecos de nieve, princesas, príncipes, en fin, lo que se sueña puede hacerse realidad.

Con esta reflexión no pretendo promover ningún lugar turístico, más bien, invito a volver a sentir y a experimentar las emociones de nuestra infancia, recordar qué era lo que nos hacía soñar, vibrar y emocionarnos como cuando éramos pequeños. ¡Es tan sano y tan necesario!

Recordar, buscar y sentir lo que experimentamos en esa etapa es una razón poderosa para vivir, tal vez sea la añoranza del tiempo que jamás volverá, pero sin duda es el recuerdo que sigue y perdura en cada uno de nosotros, porque ser niños es una época que jamás se olvida.

Por cierto, el lugar al que me refiero es Disney.

A2