INTRANQUILIDAD Y SUFRIMIENTO

Me encuentro en una casa de oración y frente al Santísimo elevo mi humilde oración con esperanza y siempre pidiendo aceptación por la Voluntad de Dios en mi vida.

Quiero orar por nuestros enfermos, por su salud que está delicada, por su fuerza interna para afrontar su enfermedad, quiero orar por su paciencia y especialmente por la aceptación de ese dolor que le ha cambiado la vida.

a

Nadie más que ellos conocen sus dolencias y complicaciones, hoy nuestra manera de acompañarles es pensar en ellos, hablarles de la esperanza de nuestro Dios que mitiga sus dolencias y que escucha sus lamentos.

Siendo sinceros muy poco podemos hacer por ellos, no está en nuestras manos pero sí en las tuyas Señor. Devuélveles la alegría si está en tus planes, dales la tranquilidad y el sosiego mientras se encuentran en cama, permite que los medicamentos ayuden a alejar el dolor.

b

Dales confianza y seguridad, que no tengan miedo y que experimenten la paz que sólo tú puedes darnos.

Nuestros enfermos nos duelen, con su enfermedad también nos angustiamos y nos recuerdan lo frágiles que podemos ser.

Deseamos que dejen de sufrir, nos desalienta que a veces el curso de la historia tenga que ser así.

Nuestro deseo es verles feliz, porque les queremos y nos duele también su dolor. Sufrimos, lloramos y no encontramos la calma, hay tristeza y un dolor muy profundo que marca los minutos, las horas, los días y los meses.

c

Señor Bueno, escucha nuestras peticiones, aléjanos de esta desesperanza que nos atormenta, porque la causa es la angustia de verles enfermos a los que tanto queremos.

Aceptamos tu voluntad perfecta, pero nuestro corazón se aflige en estos momentos, es intranquilidad y sufrimiento difíciles de soportar.

Aceptamos tu Voluntad perfecta.

Advertisements

ALEGRÍA SINCERA

Sin falso triunfalismo, sin deseo de demostrar nada, fue el amor quien hizo posible lo imposible ¡Resucitó!

La Resurrección es la gran luz para todo el mundo: Yo soy la luz (Juan 8, 12), había dicho Jesús; luz para el mundo, para cada época de la historia, para cada sociedad, para cada hombre.

hay alegría y mucha, pero no ese tipo de alegría que da la sensación de alcanzar un objetivo, una meta o de ganar un trofeo. Es la alegría sincera que surge de la esperanza o mejor dicho, la esperanza materializada en la alegría por la resurrección.

Resurrección 1

¡Él es la Resurrección!

¡Jesús vive!  ¡Él resucitó de los muertos y vive hoy!  Pero no sólo experimentó la Resurrección, ¡Él es la Resurrección!

“Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá” (Juan 11:25).

La luz del cirio pascual simboliza a Cristo resucitado. Es la luz que la Iglesia derrama sobre toda la tierra sumida en tinieblas.

A veces de poco nos sirve alegrarnos y desear felices Pascuas de Resurrección porque tristemente, para una gran mayoría, creyentes y no creyentes, este tiempo significa muy poco, aún no han comprendido la acción amorosa de entrega y donación de amor; para muchos, sigue siendo el tiempo de vacacionar y dispersarse de su rutina laboral.

Resurrección 3

Para muchos este tiempo es para vacacionar y romper la rutina

La resurrección de Jesús es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas. Se trata, ciertamente, de un hecho único, difícil de reducir a esquemas o conceptos conocidos.

Qué profundidad hay en la resurrección de Jesús y cuánto sentido le da a nuestra fe saber que “regresó” de manera Gloriosa. La Resurrección de Cristo es una fuerte llamada al apostolado: ser luz y llevar luz a otros.

Alejémonos de las palabras elocuentes que solo expresan la victoria frente a un perdedor. Tratemos de comprender la esencia del acto de amor más grande de Jesús al entregar la vida, morir y resucitar, esa es la pascua que recordamos los Cristianos Católicos y por ello sentimos una alegría sincera y verdadera ¡Felices Pascuas de Resurrección!

Resurrección 2

¡Felices Pascuas de Resurrección!

NO ESTAMOS SOLOS

Nosotros los que hemos experimentado la pérdida de un ser querido, no estamos solos. Somos parte del mayor grupo del mundo. El de aquellos que han conocido el sufrimiento.

Aunque la tristeza y el vacío se instalan en nuestro corazón debemos reconocer que no estamos solos con nuestro sufrimiento, que muchas personas conocen la forma en que sentimos esa sutil y profunda sensación de soledad que llega a nuestras vidas y que después se va sin causa alguna, regresando muchas veces al día.

Falleció mi padre y con lágrimas reconozco que al irse él, también se fue una parte de mí, pero se quedó lo mejor de él, su recuerdo en mí. El dolor pasa, los recuerdos permanecen; los seres queridos nos dejan, pero el sentimiento de haberlos tenido perdura.

34662f9e-3253-417b-a888-d32bb641a788

Cuando un ser querido fallece, deberíamos sentir paz en el espíritu al reconocer que ha llegado a su destino y completó el viaje, sin embargo, surge el desánimo inexplicable que nos recuerda la ausencia y nos aleja de la esperanza.

La muerte me hace reflexionar en lo que hoy es verdaderamente relevante en la vida, todo aquello que se atesora en nuestro corazón, las palabras, caricias, acciones, recuerdos.

Nunca estamos solos. Tenemos la fuerza para transformar la tragedia en una nueva fuerza que nos ennoblecerá.

Recordamos a nuestros seres queridos, sentimos su presencia y también su ausencia. Pero debemos esforzarnos por traer a nuestras vidas el consuelo y la paz. Cuando lo logremos, seguramente su memoria será una bendición y su recuerdo adquirirá nuevas dimensiones.

SE ES MAYOR CUANDO…

Ser mayor es quien tiene mucha edad; viejo es quien perdió la jovialidad.
La edad causa la degeneración de las células; la vejez produce el deterioro del espíritu.

Usted es mayor cuando se pregunta: ¿vale la pena? Usted es viejo cuando sin pensar, responde que no.
Usted es mayor cuando sueña; usted es viejo cuando apenas consigue dormir.

2 BAILE

Usted es mayor cuando todavía aprende, usted es viejo cuando ya no enseña.
Usted es mayor cuando consigue hacer ejercicios; usted es viejo cuando la mayor parte de su tiempo lo pasa sentado o acostado.

Usted es mayor cuando el día que comienza es único; es viejo cuando todos los días son iguales. Usted es mayor cuando en su agenda tiene proyectos y obligaciones para cumplir mañana, pasado o la semana que viene; es viejo cuando su agenda está en blanco y solo vive pensando en el ayer.

1 CANTANDO

El mayor trata de renovarse cada día que comienza, el viejo se detiene a pensar que ese puede ser el último de sus días y se deprime, porque mientras… el mayor pone la vista en el horizonte, donde el sol sale e ilumina sus esperanzas, el viejo tiene cataratas que miran las sombras del ayer.

En suma, el mayor puede tener la misma edad cronológica que el viejo, pues sus diferencias están en su espíritu o en su corazón.

3 PAREJA

 

 

¡Que todos vivan una larga vida y nunca lleguen a ser “VIEJOS” y el que está viejo… que aprenda a disfrutar como “MAYOR”, cada minuto de su día!

4 MANOS

*Agradezco las fotografías tomadas del twitter de mi gran y entrañable amigo Francisco Olavarría @Sr_Serpentina