RESUCITEMOS CON ÉL

JESÚS RESUCITADO

La resurrección de Jesús es el acontecimiento central de la vida Cristiana.

“Si Cristo no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe” (1 Cor 15,14)

Es importante observar que además de la resurrección de Jesús en el relato bíblico, se resalta de manera especial la participación  de una mujer: María Magdalena.

“El primer día de la semana, muy temprano, cuando todavía estaba oscuro. María Magdalena va al sepulcro y observa que la piedra está retirada del sepulcro”…                                                            (Juan 20, 1-9)

La figura de María Magdalena tiene que llevarnos a pensar sobre el papel que han desarrollado desde el origen, las mujeres en el cristianismo. Pero también ha de invitarnos a reconocer su limitada participación en nuestra Iglesia Católica.

“Llega corriendo a donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, el que era muy amigo de Jesús, y les dice: Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto”…                                    (Juan 20, 1-9)

María Magdalena foto movie

Hemos de disponer los corazones para hacer creíble la experiencia del resucitado en nuestro mundo y no olvidar el anuncio que el maestro nos compartió acerca de la resurrección.

¡Resucitemos con Él!

Advertisements

INTRANQUILIDAD Y SUFRIMIENTO

Me encuentro en una casa de oración y frente al Santísimo elevo mi humilde oración con esperanza y siempre pidiendo aceptación por la Voluntad de Dios en mi vida.

Quiero orar por nuestros enfermos, por su salud que está delicada, por su fuerza interna para afrontar su enfermedad, quiero orar por su paciencia y especialmente por la aceptación de ese dolor que le ha cambiado la vida.

a

Nadie más que ellos conocen sus dolencias y complicaciones, hoy nuestra manera de acompañarles es pensar en ellos, hablarles de la esperanza de nuestro Dios que mitiga sus dolencias y que escucha sus lamentos.

Siendo sinceros muy poco podemos hacer por ellos, no está en nuestras manos pero sí en las tuyas Señor. Devuélveles la alegría si está en tus planes, dales la tranquilidad y el sosiego mientras se encuentran en cama, permite que los medicamentos ayuden a alejar el dolor.

b

Dales confianza y seguridad, que no tengan miedo y que experimenten la paz que sólo tú puedes darnos.

Nuestros enfermos nos duelen, con su enfermedad también nos angustiamos y nos recuerdan lo frágiles que podemos ser.

Deseamos que dejen de sufrir, nos desalienta que a veces el curso de la historia tenga que ser así.

Nuestro deseo es verles feliz, porque les queremos y nos duele también su dolor. Sufrimos, lloramos y no encontramos la calma, hay tristeza y un dolor muy profundo que marca los minutos, las horas, los días y los meses.

c

Señor Bueno, escucha nuestras peticiones, aléjanos de esta desesperanza que nos atormenta, porque la causa es la angustia de verles enfermos a los que tanto queremos.

Aceptamos tu voluntad perfecta, pero nuestro corazón se aflige en estos momentos, es intranquilidad y sufrimiento difíciles de soportar.

Aceptamos tu Voluntad perfecta.

TÚ SACRIFICIO

Señor ¿Por qué nos amas tanto? Sin cuestionar tu enorme sacrificio, me he dado cuenta que para muchos seres humanos tu entrega no significa nada, tu mensaje sigue sin comprenderse y tus enseñanzas incomodan a diferentes grupos de poder.

¿Por qué nos amas así? Cuando gran parte de la humanidad te ignora y no quiere comprender tus palabras. Tú sacrificio fue sin duda, entregar tanto amor por nosotros sin esperar retribución alguna, nada a cambio.

image

El mensaje de Dios encarnado fue ignorado, golpeado, burlado y minimizado, en aquel tiempo y en los nuestros, seguimos clamando ¡Barrabás! Y a Jesús ¡Crucifíquenlo!

Seguimos sin comprender, sordos, ciegos, tristes y ofuscados, no queremos ver, ni escuchar, vivimos sin el mensaje esperanzador; para muchos la vida termina aquí en el lugar donde la injusticia, la maldad y el odio sobreabundan. Este mundo sin fe que no sabe a dónde va, que lo único que quiere es exterminar, agotar y acabar con la vida.

image

No sabemos amar, no queremos servir y no deseamos cambiar, entonces ¿Por qué nos amas tanto Señor? ¿Qué viste en cada uno de nosotros que te fascina e inspira?

Maestro Jesús, seguimos velando por nuestros intereses y cambiándote por monedas y besos, continuamos negándote, ocultándonos como lo hicieron tus discípulos. No hemos comprendido nada y además queremos sentarnos en los primeros lugares, experimentar el reconocimiento, después de tantos años, seguimos esperando ese Reino de poder y gloria que jamás saciará nuestras vanidades, no hemos comprendido nada.

image

Contra todo pensamiento, aún así nos amas, nos buscas y con tus enseñanzas nos compartes que vivir es la mejor oportunidad para trascender, servir, ayudar, entregar y dar.

Para quienes queremos comprender tú sacrificio, aceptamos que se trata de un misterio insondable, es el amor más profundo que puede existir, es la entrega infinita que el amor puede dar, de manera, que nadie y ningún ser humano podrá volverlo a realizar. Solo Dios, quien ha querido vencer con su propio dolor el mal de la humanidad.

image