DON RAFA

Desde muy temprano he estado pensando en él.

Recuerdo que por las mañanas se despertaba y se preparaba un café negro con una pieza de pan, era su primer alimento del día y así lo hizo durante muchos años hasta que su enfermedad se lo impidió.

La gente que lo conoció por primera vez, decía que tenía gesto serio y hasta de enfado. Una vez que lo tratabas descubrías a un ser humano franco y de sonrisa amplia.

Su manera de expresarse fue tan especial y quien le escuchó jamás quedó indiferente, siempre se quedaban en nuestra memoria sus anécdotas siempre con frases imborrables.

Hace dos años mi hermana, familia, amigos y yo le despedíamos en su viaje final, con tristeza y profundo dolor. Hoy elevo mi sincera oración por mi padre, un ser humano excepcional y único.

Mi padre y mi guía, don Rafa ¡Le quiero y extraño!IMAGEN DON RAFA

 

 

Advertisements