ALEGRÍA SINCERA

Sin falso triunfalismo, sin deseo de demostrar nada, fue el amor quien hizo posible lo imposible ¡Resucitó!

La Resurrección es la gran luz para todo el mundo: Yo soy la luz (Juan 8, 12), había dicho Jesús; luz para el mundo, para cada época de la historia, para cada sociedad, para cada hombre.

hay alegría y mucha, pero no ese tipo de alegría que da la sensación de alcanzar un objetivo, una meta o de ganar un trofeo. Es la alegría sincera que surge de la esperanza o mejor dicho, la esperanza materializada en la alegría por la resurrección.

Resurrección 1

¡Él es la Resurrección!

¡Jesús vive!  ¡Él resucitó de los muertos y vive hoy!  Pero no sólo experimentó la Resurrección, ¡Él es la Resurrección!

“Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá” (Juan 11:25).

La luz del cirio pascual simboliza a Cristo resucitado. Es la luz que la Iglesia derrama sobre toda la tierra sumida en tinieblas.

A veces de poco nos sirve alegrarnos y desear felices Pascuas de Resurrección porque tristemente, para una gran mayoría, creyentes y no creyentes, este tiempo significa muy poco, aún no han comprendido la acción amorosa de entrega y donación de amor; para muchos, sigue siendo el tiempo de vacacionar y dispersarse de su rutina laboral.

Resurrección 3

Para muchos este tiempo es para vacacionar y romper la rutina

La resurrección de Jesús es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas. Se trata, ciertamente, de un hecho único, difícil de reducir a esquemas o conceptos conocidos.

Qué profundidad hay en la resurrección de Jesús y cuánto sentido le da a nuestra fe saber que “regresó” de manera Gloriosa. La Resurrección de Cristo es una fuerte llamada al apostolado: ser luz y llevar luz a otros.

Alejémonos de las palabras elocuentes que solo expresan la victoria frente a un perdedor. Tratemos de comprender la esencia del acto de amor más grande de Jesús al entregar la vida, morir y resucitar, esa es la pascua que recordamos los Cristianos Católicos y por ello sentimos una alegría sincera y verdadera ¡Felices Pascuas de Resurrección!

Resurrección 2

¡Felices Pascuas de Resurrección!

Advertisements

SILENCIO

Un día, solo un día y todo el día, silencio.

Recordar la injusticia, la tristeza y la falta de entendimiento por asesinar a Jesús, quien era una buena persona, un hombre que amó, ama y amará esta humanidad.

Sus seguidores confundidos, han acabado con el maestro, lo sabían, él lo repitió y sin embargo jamás pensaron que se cumpliría. Nadie concibió que moriría como un ladrón, un asesino, un perseguido por la ley.

Su muerte fue anunciada en muchas ocasiones por el mismo Maestro, pero no era algo que debiera suceder de forma tan repentina, su captura, los fallidos intentos de juicios y al final todos se “lavaron las manos” gritaron ¡Barrabás!, los más cercanos huyeron por el miedo de ser reconocidos como sus amigos y le dieron la espalda.

Golpes, burlas, juegos, traición, látigos que arrancan el alma a cualquiera y la impotencia de los suyos por no poder hacer nada, algo, nada.

Un día, solo un día y todo el día, silencio.

vela

Muerte en cruz, agonizó acompañado por unos cuántos, su madre al pie del madero y la angustia de todos aquellos quienes le conocieron, nadie sabía qué hacer, cómo ayudar, ni qué pensar.

Miedo, angustia, aturdimiento, ha muerto, Jesús el profeta, el mesías, el amigo, ha muerto y los suyos le han abandonado, dos veces doloroso. Muere Jesús y muere la esperanza de quienes le seguían.

AL PIE DE LA CRUZ

Resucitará algunos dijeron, pero nadie quiso hablar de eso, ahora está muerto.

Un día, solo un día y todo el día, silencio.

 

TÚ SACRIFICIO

Señor ¿Por qué nos amas tanto? Sin cuestionar tu enorme sacrificio, me he dado cuenta que para muchos seres humanos tu entrega no significa nada, tu mensaje sigue sin comprenderse y tus enseñanzas incomodan a diferentes grupos de poder.

¿Por qué nos amas así? Cuando gran parte de la humanidad te ignora y no quiere comprender tus palabras. Tú sacrificio fue sin duda, entregar tanto amor por nosotros sin esperar retribución alguna, nada a cambio.

image

El mensaje de Dios encarnado fue ignorado, golpeado, burlado y minimizado, en aquel tiempo y en los nuestros, seguimos clamando ¡Barrabás! Y a Jesús ¡Crucifíquenlo!

Seguimos sin comprender, sordos, ciegos, tristes y ofuscados, no queremos ver, ni escuchar, vivimos sin el mensaje esperanzador; para muchos la vida termina aquí en el lugar donde la injusticia, la maldad y el odio sobreabundan. Este mundo sin fe que no sabe a dónde va, que lo único que quiere es exterminar, agotar y acabar con la vida.

image

No sabemos amar, no queremos servir y no deseamos cambiar, entonces ¿Por qué nos amas tanto Señor? ¿Qué viste en cada uno de nosotros que te fascina e inspira?

Maestro Jesús, seguimos velando por nuestros intereses y cambiándote por monedas y besos, continuamos negándote, ocultándonos como lo hicieron tus discípulos. No hemos comprendido nada y además queremos sentarnos en los primeros lugares, experimentar el reconocimiento, después de tantos años, seguimos esperando ese Reino de poder y gloria que jamás saciará nuestras vanidades, no hemos comprendido nada.

image

Contra todo pensamiento, aún así nos amas, nos buscas y con tus enseñanzas nos compartes que vivir es la mejor oportunidad para trascender, servir, ayudar, entregar y dar.

Para quienes queremos comprender tú sacrificio, aceptamos que se trata de un misterio insondable, es el amor más profundo que puede existir, es la entrega infinita que el amor puede dar, de manera, que nadie y ningún ser humano podrá volverlo a realizar. Solo Dios, quien ha querido vencer con su propio dolor el mal de la humanidad.

image