DON RAFA

¡Cuánto se le extraña! Su ausencia es grande en nuestra familia, extraño de él  tantas cosas, en especial su esencia.

Mi padre era un hombre con gran sentido del humor y de carácter fuerte, bien podría afrontar los problemas o darles una salida muy creativa.

Papá, Don Rafa como le decía, siempre tuve su apoyo para todo lo que me proponía, jamás cuestionó ninguna de mis acciones, más bien disfrutaba y celebraba conmigo cada logro y nunca me faltaron sus palabras de aliento y compañía si algo no marchaba bien.

Gracias a mi padre aprendí el gusto por la música y vaya que sabía del tema, desde música clásica, tropical y contemporánea. Aunque era bien sabido que le gustaba la cumbia, salsa y el  “guaguancó” (música cubana) eran su pasión, siempre le gustó bailar.

Hoy que se celebra el Día del Padre, le extraño tanto y cuánta falta nos hace, entre otras cosas sus guisados que hacía con tanto cariño y esmero, quienes degustamos sus creaciones reconocíamos que sabían a amor.

Fue maravilloso tenerle como padre, mi padre. Ahora mis oraciones para él y mi agradecimiento absoluto porque a su lado nada nos faltó.

Hasta la eternidad Don Rafa, nos veremos en ese hermoso lugar destinado a quienes nos hemos amado con profundo cariño en esta tierra ¡Gracias Papá!

PAPÁ en Toscana

Advertisements

MUROS Y PUENTES

COCO LA PELÍCULA

Sin palabras, sólo pude balbucear: ¡Qué hermosa película! Y enseguida, el llanto se ahogó en mi garganta al final de la cinta COCO.

Así fue mi experiencia emocional después de ver la película, tanto simbolismo, cargada de afecto y tradiciones, para ser sincero, me cuesta un poco de trabajo entender la forma en la que comprendieron los creadores tan bien nuestra vida afectiva.

Si te animas a disfrutar esta joya cinematográfica, encontrarás momentos memorables, personajes, historias que te harán recordar a “alguien” de tu familia y música que tocará tus fibras emocionales.

1

El arte y diseño visual tienen la garantía de PIXAR, pero el contenido es resultado de una cultura y cosmovisión ancestral.

Respetuosa ante la muerte, enaltece los valores familiares y por supuesto es muy divertida, de ninguna manera pretende presentar una cátedra del viaje que emprenderemos todos al “más allá”, más bien, deja claro que en ese transitar al “otro mundo” aún puede haber reparación de nuestros actos.

2

Personalmente me sentí un tanto halagado por ver en pantalla las tradiciones de mi país, los buenos sentimientos y la importancia de la familia para nosotros los mexicanos .

Mientras el Sr. Trump piensa en hacer muros, Disney hace puentes con México.

3

EL TAMAÑO DE LA MUERTE

(Mensaje que jamás será entregado)

Hablar de mi dolor expone mis sentimientos, quien quiera conocerme un poco más podrá asomarse al interior de mi alma y observar que hay un profundo vacío, lágrimas y tristeza. Ni yo mismo sabía el tamaño de la muerte.

Nada vuelve a ser lo mismo, la vida se percibe diferente y el vacío de tu ausencia mamá, sigue presente en cada momento. Papá, no hace todavía ni un mes también de esa triste partida y la añoranza es algo que estoy descubriendo día con día, jamás imaginé que los recuerdos dolieran tanto.

foto-familiar

Pensar y orar por ustedes me hace experimentar una calma inexplicable, repentinamente y como un fuerte golpe, ese pensamiento me traspasa, me enfrenta a la verdad que sin piedad arranca mi aliento, rompe todo mi ser y me recuerda que ya nunca más estarán con nosotros, conmigo.

Claro que tengo esperanza, por supuesto que estoy trabajando para no perder la fe, estoy aprendiendo a gestionar tanto dolor en tan poco tiempo y este mensaje que jamás será entregado a mis padres lo escribo con infinidad de emociones, solo es un ejercicio para levantar los pedazos de mi corazón y darme cuenta que jamás estará completo, aún así, hago el esfuerzo, los levanto y camino, eso es lo que hago, levantar los pedazos que quedan y seguir adelante ¡Eso quiero! ¡Eso estoy haciendo!

Muchas voces a mi alrededor me motivan a seguir, a levantarme, son muy valiosas en este momento, gracias.

 

NO ESTAMOS SOLOS

Nosotros los que hemos experimentado la pérdida de un ser querido, no estamos solos. Somos parte del mayor grupo del mundo. El de aquellos que han conocido el sufrimiento.

Aunque la tristeza y el vacío se instalan en nuestro corazón debemos reconocer que no estamos solos con nuestro sufrimiento, que muchas personas conocen la forma en que sentimos esa sutil y profunda sensación de soledad que llega a nuestras vidas y que después se va sin causa alguna, regresando muchas veces al día.

Falleció mi padre y con lágrimas reconozco que al irse él, también se fue una parte de mí, pero se quedó lo mejor de él, su recuerdo en mí. El dolor pasa, los recuerdos permanecen; los seres queridos nos dejan, pero el sentimiento de haberlos tenido perdura.

34662f9e-3253-417b-a888-d32bb641a788

Cuando un ser querido fallece, deberíamos sentir paz en el espíritu al reconocer que ha llegado a su destino y completó el viaje, sin embargo, surge el desánimo inexplicable que nos recuerda la ausencia y nos aleja de la esperanza.

La muerte me hace reflexionar en lo que hoy es verdaderamente relevante en la vida, todo aquello que se atesora en nuestro corazón, las palabras, caricias, acciones, recuerdos.

Nunca estamos solos. Tenemos la fuerza para transformar la tragedia en una nueva fuerza que nos ennoblecerá.

Recordamos a nuestros seres queridos, sentimos su presencia y también su ausencia. Pero debemos esforzarnos por traer a nuestras vidas el consuelo y la paz. Cuando lo logremos, seguramente su memoria será una bendición y su recuerdo adquirirá nuevas dimensiones.