RESUCITEMOS CON ÉL

JESÚS RESUCITADO

La resurrección de Jesús es el acontecimiento central de la vida Cristiana.

“Si Cristo no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe” (1 Cor 15,14)

Es importante observar que además de la resurrección de Jesús en el relato bíblico, se resalta de manera especial la participación  de una mujer: María Magdalena.

“El primer día de la semana, muy temprano, cuando todavía estaba oscuro. María Magdalena va al sepulcro y observa que la piedra está retirada del sepulcro”…                                                            (Juan 20, 1-9)

La figura de María Magdalena tiene que llevarnos a pensar sobre el papel que han desarrollado desde el origen, las mujeres en el cristianismo. Pero también ha de invitarnos a reconocer su limitada participación en nuestra Iglesia Católica.

“Llega corriendo a donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, el que era muy amigo de Jesús, y les dice: Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto”…                                    (Juan 20, 1-9)

María Magdalena foto movie

Hemos de disponer los corazones para hacer creíble la experiencia del resucitado en nuestro mundo y no olvidar el anuncio que el maestro nos compartió acerca de la resurrección.

¡Resucitemos con Él!

Advertisements

ALEGRÍA SINCERA

Sin falso triunfalismo, sin deseo de demostrar nada, fue el amor quien hizo posible lo imposible ¡Resucitó!

La Resurrección es la gran luz para todo el mundo: Yo soy la luz (Juan 8, 12), había dicho Jesús; luz para el mundo, para cada época de la historia, para cada sociedad, para cada hombre.

hay alegría y mucha, pero no ese tipo de alegría que da la sensación de alcanzar un objetivo, una meta o de ganar un trofeo. Es la alegría sincera que surge de la esperanza o mejor dicho, la esperanza materializada en la alegría por la resurrección.

Resurrección 1

¡Él es la Resurrección!

¡Jesús vive!  ¡Él resucitó de los muertos y vive hoy!  Pero no sólo experimentó la Resurrección, ¡Él es la Resurrección!

“Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá” (Juan 11:25).

La luz del cirio pascual simboliza a Cristo resucitado. Es la luz que la Iglesia derrama sobre toda la tierra sumida en tinieblas.

A veces de poco nos sirve alegrarnos y desear felices Pascuas de Resurrección porque tristemente, para una gran mayoría, creyentes y no creyentes, este tiempo significa muy poco, aún no han comprendido la acción amorosa de entrega y donación de amor; para muchos, sigue siendo el tiempo de vacacionar y dispersarse de su rutina laboral.

Resurrección 3

Para muchos este tiempo es para vacacionar y romper la rutina

La resurrección de Jesús es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas. Se trata, ciertamente, de un hecho único, difícil de reducir a esquemas o conceptos conocidos.

Qué profundidad hay en la resurrección de Jesús y cuánto sentido le da a nuestra fe saber que “regresó” de manera Gloriosa. La Resurrección de Cristo es una fuerte llamada al apostolado: ser luz y llevar luz a otros.

Alejémonos de las palabras elocuentes que solo expresan la victoria frente a un perdedor. Tratemos de comprender la esencia del acto de amor más grande de Jesús al entregar la vida, morir y resucitar, esa es la pascua que recordamos los Cristianos Católicos y por ello sentimos una alegría sincera y verdadera ¡Felices Pascuas de Resurrección!

Resurrección 2

¡Felices Pascuas de Resurrección!